Elementos sociales y económicos que sirven para caracterizar a los países según su grado de desarrollo

En el mundo hay una gran desigualdad en la distribución de las riquezas y el desarrollo económico de las regiones que lo componen.
Esta diferencia económica de las naciones tiene como resultado la existencia de dos grupos: Países desarrollados y países subdesarrollados.
El desarrollo socio - económico en el mundo presenta una gran desigualdad en la distribución de las riquezas y el desarrollo económico de las regiones que lo integran.

El indicador que comúnmente se utiliza para la evaluación y medición del avance en las riquezas de las naciones es lo que se conoce como Producto Territorial Bruto (PTB). Este se calcula por el valor del dinero recibido anualmente por todos los productos y servicios prestados por un Estado. De este PTB se deriva el Ingreso Per Cápita (IPC): éste es el indicador de las condiciones económicas de cada habitante en un país.

El ingreso per cápita se calcula dividiendo el Producto Territorial Bruto entre el número total de habitantes que tiene una nación, para un tiempo determinado.
Estos indicadores permiten establecer la diferencia económica de las naciones cuyo resultado es la existencia de dos grupos: Países desarrollados y países subdesarrollados.

Haciendo clic en el siguiente mapa podrás visualizar la ubicación de los países desarrollados, veras que son significativamente pocos en comparación con el resto de países del mundo.

Los países subdesarrollados: se caracterizan porque en ellos el Producto Territorial Bruto y el Ingreso Per Cápita presentan muy bajos niveles y la población sufre escasez de todo tipo.

Las características socio - económicas de las naciones subdesarrolladas son las siguientes:

  • El índice de crecimiento demográfico es bastante elevado.
  • Su economía es de menor producción, o con reducida variedad en producción de materia prima para la exportación.
  • Su producción, generalmente, es agrícola: aunque algunos países tienen actividad minera para la exportación (actividad en fase extractiva).
  • Los índices de ahorro e inversión son bastantes bajos, por la carencia de capitales.
  • El índice de productividad es bajo y con poca perspectiva de incremento..
  • La tecnología es escasa, al igual que la mano de obra calificada.
  • El nivel de vida se presenta por debajo de los parámetros normales y comúnmente aceptables.
  • La organización social y la administración del Estado muestran alto grado de ineficiencia.
  • Los problemas médicos - asistenciales tienen inefectiva política de atención y solución.
  • Las condiciones sanitarias no muestran atención por parte del Estado, por lo que las epidemias son frecuentes y las enfermedades crónicas (tuberculosis, lepra, paludismo, etc.) no han sido erradicadas.

Localización de los países subdesarrollados.
En África, aún cuando en ese Continente hay estados con un adelanto de significación, como Egipto, República Sudafricana, Libia. Nigeria, la mayor parte de sus naciones son de muy reciente status político - administrativo; la pobreza y las necesidades campean por sus extensas geografías.

En Latino América hay subdesarrollo en casi todo sus países; algunos de ellos como Brasil, Argentina y Venezuela poseen inmensos recursos para colocarse fuera de la pobreza crítica, pero, las malas administraciones del P.T.B y el peculado han limitado sus posibilidades de avance. La deuda externa contraída por esos países, sin que se hubiera programado y realizado eficientemente la inversión de los créditos logrados, y por consiguiente el despilfarro y apropiación indebida por parte de políticos y empresarios ambiciosos, han colocado a estas naciones en grandes dificultades económicas y, , en la actualidad, hacen inmensos esfuerzos por superarse.

En Asia y las Islas del Pacífico existen numerosos países en estado de marcado subdesarrollo, con graves problemas socio - económicos y alta deficiencia en los aspectos de salud y atención médica y educacional.

Las opciones para que las naciones del Tercer Mundo salgan de los niveles de atraso y subdesarrollo no se han perdido; sólo que deben realizar grandes esfuerzos, durante largo tiempo, para que puedan empezar a lograr resultados favorables. El mapa siguiente muestra los países que se encuentran con esta posibilidad.


En el llamado Tercer Mundo existen varios países de los cuales se dice que están en vías de desarrollo. Se afirma esto porque en ellos se observan las siguientes realidades:

  • Hay variables ingresos per cápita a niveles aceptables.
  • Presentan buenas vías de comunicación.
  • Hay esfuerzos marcados para erradicar el analfabetismo e impulsar la cultura popular.
  • Se atienden los aspectos de salud.
  • Tienen buena exportación de materias primas.
  • En la importación resaltan los bienes de capital (tecnología y asesoramiento) y los insumos para las industrias
  • Se impulsa la planificación familiar.

Todas estas características se notan fehacientemente en Venezuela, Argentina, Colombia, Brasil, Uruguay y Chile, países que han logrado desasirse del subdesarrollo y entrar a transitar los caminos del progreso y avance tecnológico-industrial.
Estos países, como todas las naciones que luchan por su superación, tratan de buscar un equilibrio entre el espacio geográfico y los recursos socio-económicos, en la promoción de lo que se llama desarrollo regional. Con esto se intenta el crecimiento global e integral de las áreas seleccionadas para ello. Ese crecimiento debe ser el resultado de políticas y programaciones oficiales que, combinadas con una buena infraestructura político administrativa, puedan asegurar el éxito de los esfuerzos.
Estas programaciones desarrollistas deben traducirse en un crecimiento agrícola; así parte de su fuerza de trabajo (mano de obra) podrá ocupar las fuentes de empleo en las áreas industriales.
Debe incentivarse el crecimiento del ingreso agrícola, para que se robustezca el poder de compra en el sector agropecuario, con lo que se refuerza la posibilidad de la adquisición de nuevos bienes industriales.


El aumento del ingreso agrícola deberá motivar la práctica del ahorro, generador de capitales para los futuros planes de financiamiento del desarrollo industrial y para elevar el mejoramiento en la calidad de vida de los miembros de la comunidad. Es una necesidad y un camino para superar el estado de subdesarrollo de los pueblos tercermundistas. El Pacto Subregional Andino, El Mercosur, el G3, y otros pactos hechos entre las diversas naciones del mundo nos hablan de esa urgencia.

Con tal diversificación se rompe la monoproducción y se posibilita la colocación de productos variados en los mercados internacionales. Eso trae, como resultado favorable, la relación armónica entre los sectores de la economía (primario, secundario y terciario).
Todo ello conduce a la transformación de los países subdesarrollados y al crecimiento de su industrialización, lo que trae la posibilidad de implementar exportaciones no tradicionales que refuercen la economía.