Resumen de comunicación: "Efectos del sistema actual en las realidades socioeconómicas de los países en vías de desarrollo: responsabilidades internas y externas"

Si bien resulta arriesgado generalizar sobre naciones tan dispares como las africanas, sí existen rasgos socioeconómicos característicos comunes que permiten situarlas en contextos globalmente similares que pueden variar de un país a otro. Dichos rasgos comunes podrían ser los siguientes:

  • Políticas débiles, mal gobierno, baja productividad
  • Desempleo y empleo en condiciones precarias crecientes
  • Alta tasa de crecimiento demográfico, bajos niveles de alfabetización
  • Mala sanidad agravada por el azote del VIH/SIDA
  • Inseguridad alimentaria y pocas infraestructuras
  • Dependencia de la agricultura y de la exportación de materias primas

El actual infradesarrollo socioeconómico experimentado por la mayoría de las naciones africanas se debe a la influencia histórica, al mal gobierno, a la corrupción o a la incompetencia de algunos líderes, así como a factores ecológicos.

El sistema actual y el continente africano

El sistema mundial globalizado actual presenta tanto amenazas como oportunidades, ya que está transformando las realidades socioeconómicas en todo el mundo. Esta transformación ha sido aún mayor gracias al desarrollo del sector de las TIC, como las telecomunicaciones y los sistemas de transporte. No obstante, los países ricos continúan influyendo y controlando las relaciones internacionales con los países pobres y transfiriendo sus valores económicos, sociales, políticos y culturales, así como sus instituciones y su tecnología a dichas sociedades, inhibiendo así el progreso socioeconómico de las mismas. Estas transferencias sistemáticas han creado y perpetuado una relación de dependencia entre África y el norte desarrollado, el cual es incapaz de controlar su propio destino socioeconómico o de lograr una cultura de independencia. Además, las transferencias en sí mismas han sido inapropiadas y contraproducentes para las aspiraciones de desarrollo de muchos países africanos. En el comercio internacional, los patrones comerciales establecidos durante el periodo colonial permanecen intactos, por lo que aún hoy muchos países africanos dependen en gran medida de la exportación de una gama limitada de productos básicos.

Aunque el desarrollo suele definirse a nivel nacional, su logro podría requerir modificaciones fundamentales del sistema económico y social internacional.

Presión internacional

Los países menos desarrollados se encuentran muy presionados para adherirse a acuerdos que reducen su capacidad de aportar servicios básicos a sus circunscripciones, como los acuerdos de la OMC, el Banco Mundial / Fondo Monetario Internacional, bilaterales, etc. Se ignoran los compromisos internacionales sobre derechos humanos y las naciones llevan a cabo cada vez más prácticas que minan los instrumentos con los que se han comprometido.

Aplicación de indicadores de desarrollo socioeconómico

Los gobiernos africanos utilizan factores económicos para medir el desarrollo socio-económico. El desarrollo se ve por lo tanto en términos de alternaciones planeadas de la estructura de producción y empleo, de forma que la agricultura comparte ambos declives mientras las industrias de servicios y de producción se desarrollan. Las estrategias de desarrollo se concentran en una industrialización urbana rápida en detrimento del desarrollo agrícola y rural. Las medidas económicas de desarrollo se ven complementadas por una referencia meramente casual a indicadores no económicos como el aumento de la alfabetización, la mejora de los servicios sanitarios y de suministro de agua, el acceso a una vivienda, etc.

Se espera así que los logros económicos en forma de PIB per cápita lleguen como puestos de trabajo y otras oportunidades económicas o creen las condiciones necesarias para una distribución más amplia de los beneficios económicos y sociales del crecimiento.

Responsabilidad a la hora de enfrentarse a los retos del desarrollo socioeconómico

1. Nacional

1. Continental

1. Internacional

Como conclusión, para que África pueda experimentar un crecimiento socioeconómico sostenible necesitará un espacio político en el que poder lograr sus objetivos de desarrollo nacionales y continentales. Cualquier interferencia externa debería limitarse a apoyar estos esfuerzos. A nivel .::nacional y continental, los gobiernos deben abrazar un enfoque de desarrollo integrado que tenga en cuenta los múltiples efectos en la agricultura, el comercio, el impulso de las infraestructuras, los recursos humanos, la tecnología y el desarrollo científico para lograr sus aspiraciones socioeconómicas